Mundo cerveceroTipos de cerveza

29 abril 2020by Bierhaus Odeón
https://bierhaus.tienda/wp-content/uploads/2020/04/CI6ORJjUsAMO3nd.jpg

Cuando hablamos de tipos de cerveza a casi todo el mundo le vienen a la cabeza un sinfín de nombres que a algunos nos pueden sonar más que a otros, pero que al fin y al cabo no dejan de ser unos cuantos y de cara al público menos experimentado le pueden llegar a suponer un verdadero quebradero de cabeza similar a un algoritmo matemático.

Esos nombres en realidad no hacen referencia al tipo de cerveza que tenemos delante sino más bien a su estilo, que como bien digo los hay en abundancia y algunos casi impronunciables. Hay mucha gente que aún se mueve entre la rubia, la tostada y la negra. Bueno, no están obligados a aprender más de lo que quieran, pero siempre es bueno saber más sobre aquello que te gusta.

Tipo y estilo, para muchos es lo mismo pero en realidad tienen su diferencia ya que el tipo de cerveza hace referencia a según el tipo de levadura y su fermentación y el estilo lo hace más bien en función al resultado final obtenido en su elaboración y que el cervecero o cervecera han querido buscar.

Los estilos de cerveza son muchos y cada cual tiene sus propias características y cualidades, los hay más tradicionales y los hay más novedosos, eso es algo que forma parte de este maravilloso mundo de la cerveza. Hablar de estilos de cerveza da para muchas palabras, lo ideal es hacerse con algún libro o guía de estilos, como la guía BJCP por ejemplo, donde se pueden ver todos aquellos estilos que se puede considerar forman el basto abanico de variedades cerveceras. Algunos estarán ya casi extintos, otros ya ni aparecen por que desaparecieron hace años y otros son muy recientes, lo que está claro es que hay variedad para dar y regalar, y como dice el dicho “en la variedad está el gusto”.

Pero hoy no vamos a entrar de lleno en los estilos de cerveza, nos vamos a centrar más en los tipos de cerveza, para tratar de conocer un poco mejor esta diferencia y poder ponerla en valor en futuras ocasiones. Una cosa importante a tener en cuenta en el porqué de estos diferentes tipos de cerveza es sobretodo su origen, es decir, en qué zonas se originaron y a qué fue debido.

Dicho esto, los tipos de cerveza se dividen en tres familias, por un lado la familia de las ALE, por otro lado la de las LAGER y por último la de las LAMBIC o de fermentación espontánea. Habría otra familia o subfamilia, que sería la de fermentación MIXTA, que básicamente es cuando varios tipos de diferentes levaduras trabajan en la fermentación de la cerveza, por ejemplo levaduras de tipo ale junto a levaduras salvajes, pero nos vamos a centrar en las tres principales.

Cervezas ALE

Cerveza Ale o lo que es lo mismo de alta fermentación. Se denominan así porque durante el proceso de conversión del almidón, las moléculas fermentables no se diluyen ni se separan totalmente, quedándose así en la parte superior del mosto, donde los microorganismos de la levadura comenzarán a hacer su trabajo devorando azúcares y produciendo alcohol y CO2. También reciben este nombre porque a este tipo de levaduras les gusta trabajar a temperaturas de fermentación más altas, entre los 15 y 24 grados aproximadamente.

Una de las peculiaridades de este tipo de fermentación es la turbidez que genera en la cerveza, y como estilos clásicos que emplean este tipo de fermentación tenemos las cervezas de trigo alemanas Weissbier, las Belgian Blonde, Stout o las archiconocidas IPA, India Pale Ale.

Cervezas LAGER 

Por otro lado tenemos las cervezas Lager o cervezas de baja fermentación. En este caso las partículas fermentables si se separan entre sí por completo y terminan cayendo al fondo del fermentador, creando un precipitado y haciendo que la fermentación tenga lugar en esa parte más baja. También toman este nombre porque este tipo de levaduras trabajan a temperaturas más bajas, entre un rango de 6 a 10 grados aproximadamente.

Este tipo de cervezas son las más habituales entre los lineales de supermercados y negocios de hostelería no especializados, es el tipo de cerveza más consumido del mundo y la principal elaboración de las grandes industrias cerveceras. Dentro de esta familia tenemos estilos como el International Lager, Helles, Viena Lager o el estilo Pilsen o Czech Lager, el más conocido del mundo.

Cervezas LAMBIC 

Por último el tercer gran grupo o familia sería el de las cervezas Lambic, también denominadas cervezas de fermentación espontánea. Este tipo de fermentación es sin duda el origen de la cerveza en la historia de la humanidad, la madre de todas las fermentaciones. Esta fermentación se origina a través de bacterias silvestres o salvajes que deambulan a sus anchas por el aire. Este tipo de fermentación origina cervezas muy peculiares con una característica común, su acidez, y su escuela más emblemática es la belga, donde existen cervecerías muy tradicionales y familiares que llevan elaborando este tipo de cervezas desde hace siglos y desde donde las han popularizado al resto del planeta. Algunos de los estilos más peculiares de este tipo de cervezas son la Geuze o las Fruit Lambic.

Conocer esta pequeña diferenciación en el mundo de la cerveza nos puede ayudar mucho también a la hora de degustar o probar determinadas cervezas y sobre todo a hacernos una idea más clara de cuál es el tipo de cerveza que más nos gusta y no limitarnos simplemente a denominarlas por su marca comercial.

Si esto lo extrapolamos a un alimento, por ejemplo las naranjas, sabemos que hay varios tipos: las Navel, las Blancas o Lisas y las Sanguinas, principalmente. Si vamos a comprar a una frutería lo ideal sería pedir de las del tipo que más nos guste o que queramos en ese momento, y después ya añadirle su nombre comercial en el caso de que tengamos alguna preferida dentro de ese tipo. Pues con la cerveza deberíamos tratar de acostumbrarnos a hacer lo mismo, “quiero una lager de…. o dame  una IPA de …”.

Pero eso lo iremos logrando poco a poco, con el tiempo y con interés por conocer más a fondo el mundo cervecero iremos saliendo de esos clichés y de esa zona de confort en la que muchos se han estancado.

Hasta entonces, salud y buena birra.